lunes, 2 de septiembre de 2013

Cómo se hizo la portada de Hoy no puedo

JUAN: Yo lo tenía claro: desde el principio supe que la ilustración de la portada tenía que ser una escena del relato titulado Hoy no puedo; y no de otro. Tranquilidad, que no voy a desvelar nada esencial del contenido. En esa escena a la que me refiero, Irma llama por teléfono a Sergio y mantienen una de las varias conversaciones telefónicas que suceden a lo largo de la historia. Ella está sentada en la cocina, y al fondo se ve en la nevera el pósit que Sergio le ha dejado mientras dormía. Lo más difícil para mí era imaginarme la ilustración. Soy un horror dibujando. Y no os imagináis lo difícil que es hacer que otras personas vean en su cabeza al personaje que tú tienes en la tuya. Le mandé a Laura el relato y le expliqué la idea. Afortunadamente, me entendió a la primera lo que quería, se imaginó rápido todo. Laura es una auténtica crack. Eso es así. Una vez que teníamos claro el contenido, buscamos un “estilo”. Barajamos varios. Yo al principio veía la portada muy colorida, un tipo pop-art. Pero Laura me enseñó algo que me hizo planteármelo: un dibujo (aparentemente) sencillo, a lápiz, con un fondo amarillo. Lo más difícil de todo fue sacar la posición de Irma, fumando y hablando por teléfono. Pero eso que os lo cuente Laura


Referencia, proceso y boceto del plano/escena e ilustración final (de izquierda a derecha)


LAURA: Ha sido todo un placer trabajar con Juan. En seguida estábamos en la misma onda en cuanto al personaje. Tengo que decir que para mí ha sido un gran reto, porque con esta ilustración he salido totalmente de mi zona de confort. Yo suelo hacer cosas ñoñas y naif y de repente tenía una ilustración más realista de una escena en la que se respira tensión y drama. La postura fue todo un reto, quería que fuera algo real, pero que al mismo tiempo rompiera las proporciones de la realidad, que fuera un boceto inacabado pero muy trabajado. Lo que yo quería conseguir con esta ilustración es que luego cada espectador le dé volumen y color en su cabeza y terminen de imaginar el personaje y la situación es sus cabezas. Para mí lo mejor de un libro es el poder que tiene de recrear y activar nuestra imaginación, así que la ilustración son unas "líneas guía" para disfrutar de cada palabra y cada coma que ha escrito Juan.

No hay comentarios: