jueves, 17 de octubre de 2013

La sirena de la plaza



No soy de este barrio, pero los días de luna llena suelo darme una vuelta por la Plaza del Oeste. Si te colocas frente a la luna, su reflejo en el pavimento consigue que la plaza parezca un mar en calma. Muy de vez en cuando pasa algún coche a deshoras, y miles de peces de colores saltan a las aceras. Dicen que si miras fijamente, en el fondo puedes ver a la sirena de la plaza. Ayer salió de las aguas, hermosa, y me agarró del brazo. “Son 20 euros”, me dijo con su pelo de algas.

No hay comentarios: